Seleccionar página

Ricos o pobres, en Francia o en China, analfabetas o doctores, los padres que tienen libros en casa tienen una probabilidad mayor de que sus hijos obtengan una mejor educación. Esto, de acuerdo a un estudio de 20 años hecho por Mariah Evans, profesora de sociología y recursos económicos de la Universidad de Nevada en Reno. El número de libros en casa es importante para los niños.

En todo el mundo la educación es la base para obtener un buen empleo y como consecuencia, mejores ingresos y por tanto ésta es una de las principales preocupaciones de investigación para la sociología.

Por años los maestros han pensado que el factor más importante para que los niños obtuvieran un mejor desempeño en su educación era que sus padres tuvieran un mayor grado de formación académica. Sorprendentemente este estudio demostró que la diferencia de crecer en un hogar sin libros en comparación con una casa con una biblioteca de 500 o más tiene un impacto tan grande como el de tener padres analfabetas en comparación con padres con educación universitaria. Ambos factores, impulsan a un niño un promedio de 3.2 años de adelanto en comparación con el resto.

Como socióloga, Evans estaba interesada particularmente en saber si los niños cuyos padres tenían menor educación podrían beneficiarse de tener un mayor número de libros en casa. Ella ha buscado maneras de ayudar a las comunidades rurales de Nevada en términos de desarrollo económico y educativo.

“¿Qué tipo de inversiones deberíamos estar haciendo para ayudar a estos niños a salir adelante?”, preguntó. “Los resultados de este estudio indican que conseguir algunos libros es una forma barata en la que podemos ayudar a estos niños a tener éxito.”

Evans dijo: “Incluso un poco marca una gran diferencia”. En términos de números, tener tan sólo 20 libros todavía tiene un gran impacto en el impulso de un niño a un nivel superior de educación y mientras más libros se añadan, mayor el beneficio.

“Obtienes un gran boom con los libros” dijo. “Es uno de los mejores retornos de inversión en una época en donde los recursos son escasos.”

En países como China, tener más de 500 libros en casa da a los niños una ventaja de 6.6 años de adelanto en su educación. En los Estados Unidos su efecto es menor, de 2.4 años. El promedio de 3.2 años de adelanto se toma tomando como base los 27 países en el estudio.

Un poco más de detalle.

Lo que Evans comprobó en su estudio es que la lectura proporciona habilidades cognitivas que mejoran el nivel de instrucción y proporcionan un conjunto de herramientas culturales. Una casa en la que los libros son parte integral de la forma de vida, anima a los niños a leer por placer, dotándoles de información, vocabulario, riqueza imaginativa y amplios horizontes.

Y aunque los resultados de su estudio son sorprendentes, también debemos de tomar en cuenta algunos de los resultados que los datos arrojan, porque todo es relativo:

  1. El número de libros en casa confiere ventaja educativa: debido principalmente a que una gran colección de libros significa que los padres participan activamente en la educación de sus hijos, lo que mejorarán el nivel de instrucción de los niños, sin importar el nivel de formación de los padres, la clase social, independiente de la política o el país de procedencia.
  2. Es mayor el impacto en la parte inferior de la muestra: incrementar el número de libros en casa tiene un mayor impacto en niños de familias con poca educación. Lo mismo pasa cuando hablamos del tamaño de la biblioteca, tendrá más impacto aumentar de 10 a 20 libros, que de 40 a 50 libros.
  3. El nivel educativo de los padres: el número de libros en casa tiene un mayor impacto si los padres de los niños tienen poca educación. Esto no significa que los hijos de padres con educación universitaria no se vayan a ver beneficiados, es sólo que el impacto será menor.

La primera de las gráficas que muestran a continuación nos resume los resultados que encontraron, es decir, el impacto que tienen distintas características de los niños y qué porcentaje de ellos llega a una educación universitaria.

graph1

Así tenemos que en el primer renglón, los niños que crecieron con una biblioteca familiar de 500 libros, contra aquellos que no, tienen un 19% más de probabilidades de completar la educación universitaria, o un boost de 3.2 años de lo que se espera que serían sus años de estudios. Que es más o menos el mismo impacto que el tener padres con educación universitaria, sin embargo el porcentaje de impacto es menor, porque… la mayoría de los padres con educación universitaria tienen una gran biblioteca en casa, pero no al contrario.

Otros datos que se estudiaron fueron la profesión de los padres, si los padres eran propietarios de los inmuebles, si tenían negocios propios, si tenía empleados a su cargo, poder adquisitivo del país (porque el estudio se hizo en varios países), si la persona es de Europa del este (que éste fue un valor de control al que no se le dio valor) y el género del niño.

 

En las siguientes gráficas mostraron más a detalle la diferencia del impacto del número de libros en casa, tomando en consideración la educación de los padres. La serie de gráficas se encuentra separada por el impacto en el número de años de educación que los hijos tuvieron, en donde la primera es el total de años, la segunda se concentra en la educación primaria (y secundaria en México), la tercera corresponde a los estudios de preparatoria y la última a los estudios universitarios.

graph2

graph3

Para finalizar esto que ya se volvió muy largo debo finalizar diciendo que según los datos, si no tienes educación universitaria y quieres que tus hijos saquen el mayor provecho a la educación escolar, con 20 libros se hace un gran cambio y de ahí el salto sería a los 75 libros… y de ahí a los 500.

La temática de los libros no se sacó a relucir en ningún momento, pero lo que se recomendaría sería una amplia gama de temas y no abstenerse un sólo tipo de libros. Cuando crecía era muy común para mí que los libros fueran los que me resolvieran las dudas de la escuela y aunque ahora está internet, no hay nada como una consulta en papel para hacerte sentir satisfecho con tu búsqueda. Así que alguna enciclopedia, y libros de no ficción serían recomendables.

El estudio, “Family scholarly culture and educational success: Books and schooling in 27 nations,” fue publicado en la revista Research in Social Stratification and Mobility (Science Direct).

A %d blogueros les gusta esto: