Seleccionar página

Como niña, no recuerdo si tuve algún libro para colorear. Lo he de haber tenido y rayado, si lo hacía con todos los libros que caían en mis manos. Mucho de la acción de marcar los libros es la intención de hacerlo tuyo. Y los libros para colorear son, posiblemente, los libros más personales que existen ya que están hechos especialmente para eso.

Sin embargo después de un tiempo estos libros para colorear perdieron su novedad, al menos para mí. Los dibujos eran insulsos, caricaturescos y con espacios muy amplios, lo que no representaba ningún reto. Recuerdo haber volteado a ver esos grandes cuadros de “pinta por número” en la que podías reproducir obras clásicas si tenías el suficiente cuidado. Lamentablemente nunca llegué a tener uno.

Hace unos años comenzaron a abundar cierto tipo de libros para colorear que hacían flotar mis manitas hacia ellos. Podía encontrarme navegando con deleite, buscando fotografía y distintos títulos, descargando las pocas hojas que regalaban los autores y coloreando, pensando que debería ahorrar para pagar el envío de alguno de esos libros.
Hasta que finalmente llegaron a México y me perdieron.

Pero antes de continuar hablando de esta historia, mejor hablemos de la historia de los libros para colorear y de los primeros que fueron impresos.

Historia


El primer libro para colorear fue publicado por los McLoughlin Brothers en 1880 y las ilustraciones fueron hechas por Kate Greenaway. Y por cierto, Kate Greenaway es una de las mejores ilustradoras que he visto. The Little folks painting book fue publicado y siguió imprimiéndose hasta 1920 en que la compañía fue absorbida por otra editorial.

Otro de los primeros libros para colorear y uno también muy importante es Buster’s paint book, publicado en 1907 por Richard F. Outcault. Este fue tal vez el que dio en el traste al sentido de dichos libros, porque los personajes empleados eran en realidad parte de un comic: Buster Brown. A raíz de esto, los editores comenzaron a utilizar los libros para colorear como una forma de anuncio, y no como un libro que se sostendría por sí solo como una obra (como fue en el caso del de Greenaway).

Hay muchos otros libros para colorear de esa época, y a su vez libros para enseñar a dibujar (pero esos los vamos a omitir esta vez). Uno de mis favoritos de estos es el Walter Crane’s painting book, y por qué no, si también es uno de los ilustradores que más me gustan de esta época.

La teoría es que una vez que el papel se fue haciendo más y más barato, los editores y publicistas de esa época comenzaron a idear nuevos tipos de libros que antes hubieran resultado ridículos, tanto como lo era darle un libro a un niño.

Algunos libros clásicos para colorear puedes descargarlos aquí
The Little folks painting book
Walter Crane’s painting book
My children’s Robert Louis Stevenson paint book
The Struwwelpeter painting book
Prize painting book : good times

Los primeros libros de colorear para adultos (1960)


Los adultos y los libros de colorear para adultos tuvieron su primer acercamiento en la década de 1960, sin embargo los libros que surgieron en ese momento no se parecen en nada a los de hoy en día. Eran una mezcla de novedosos, subversivos, burlones y satíricos. No estaban hechos principalmente para ser dibujados (o tal vez sí, pero no por los adultos), sino para burlarse de las situaciones ridículas de ese tiempo.

El primero de ellos apareció en 1961 y su personaje principal era un hombre de negocios de la post-guerra. El libro se burlaba del conformismo y mostraba ilustraciones de los momentos diarios en la vida de un empresario, como si le mostrara a un niño qué es lo que hace su papá en el trabajo. Sin embargo, las instrucciones que acompañaban las imágenes eran terriblemente desoladoras. Creado por tres publicistas de Chicago, podían leerse frases como “Este es mi traje, píntalo gris o me despedirán”.

Pronto aparecieron otros títulos similares que representaron las neurosis de la década: la seguridad nacional, la tecnología, el comunismo, el sexo, las enfermedades mentales. Esta moda murió pronto y para la década de 1970 ya era raro encontrar un nuevo título de este tipo. En 1980 y 1990 surgieron algunos libros para colorear más inclinados a la política, sin embargo, nada comparado a la moda que marcaron en 2010.

Puedes ver algunos ejemplos de estos libros en los siguientes vínculos
Executive Coloring Book
The Hipster Coloring Book
Programmer’s Primer and Coloring Book

Libros para colorear para adultos modernos


En 2012 Johana Basford publicó su libro Secret Garden y a partir, de ese momento, parece que todos nos volvimos locos.

Con una gran variedad para elegir, nos dicen ahora que los libros para colorear son una forma de terapia para adultos. El hecho de colorear recrea en un sentido la niñez y ayuda a desarrollar la motricidad fina y la concentración, reducen la ansiedad y disminuyen el estrés de la misma forma que la meditación.
Y son tan populares que en los Estados unidos iniciaron el movimiento de National Coloring Book Day, que celebran el 2 de agosto y promueven las fiestas para colorear. En su sitio pueden encontrar hojas para colorear gratuitas cada mes

Y en realidad no puedo añadir más al temar

Fuentes:
https://en.wikipedia.org/wiki/Coloring_book
https://newrepublic.com/article/126580/radical-history-1960s-adult-coloring-books
http://www.smithsonianmag.com/smart-news/adult-coloring-books-were-popular-and-subversive-1960s-180957666/
http://www.tucsonhealthyaging.com/treatments/why-you-need-an-adult-coloring-book/article_89bc37c0-4f6c-11e6-9b78-a763cbb3b13a.html

A %d blogueros les gusta esto: