Seleccionar página

En Paris, poco después de la revolución, Etienne-Gaspard Robertson, un artista e inventor, puso en escena un nuevo show bajo el nombre de “Fantasmagorie”. Derivado del griego, phantasmagoria significa “ensamblaje de fantasmas” y en el mismo, Robertson hacía uso de un proyector que dirigía a la cortina, en donde montó el primer teatro de sombras gótico. Las sombras han sido un aliciente a la imaginación, para retratar cuentos infantiles, como de terror, alimenta el misterio y mantiene escondido todo y nada a la vez.

De igual modo, en 1859, un controversial libro fue dado a conocer, obra del revolucionario Charles Darwin. La idea de que el hombre tenía un parentesco con los animales de la creación dio vuelta al mundo y no hubo persona que no opinara al respecto.

Mas o menos al mismo tiempo, e influenciado por ambas ideas, un sarcástico Charles Bennett ideaba una “lámpara mágica” del que se decía único autor. Dicha lámpara, al ser dirigida a una persona, descubría una sombra que era, sin lugar a dudas, el reflejo de su personalidad.

La lámpara mágica

Esta es la premisa de una serie de ilustraciones cómicas que comenzaron a ser publicadas en la revista Punch acompañadas por un texto en prosa o lírica de Robert Brough. Usualmente cómicas, Bennett aprovechó esta forma de arte para criticar y entretener a una sociedad británica llena de vicios. Como dice la introducción: la persona sobre la que se alumbra siempre dirá que esa sombra no es suya, sin embargo todos los espectadores susurrarán a sus espaldas que le sienta perfecta.

Criticaba a los Estadounidenses, que llegaban al viejo mundo con la idea de que todo podía ser comprado o vendido; a su propia sociedad, que a pesar de estar en contra de la esclavitud, mantenía en el borde de la hambruna a una gran porción de la población tan sólo para el “entretenimiento” y “servidumbre” de la sociedad. Alentó a la clase trabajadora, comparándola con abejas laboriosas. Se tomó la molestia de escribir cuentos de amor, uno en especial en donde narra cómo la “Diana” finalmente es amansada y concede a casarse. Escribieron un largo artículo en donde explican por qué a los ingleses no les gustan los gatos, para rematar diciendo que es una tontería y que sólo querían hacer enojar a una dama.

En fin… las sombras de la lámpara mágica le dieron la excusa de dibujar y escribir para el entretenimiento de muchos y el público las recibió con agrado y siguieron pidiéndolas por mucho.

Publicación y distribución

Entre 1858 y 1859 las ilustraciones de Bennet fueron publicadas en 10 partes, hasta que en 1860 todas ellas se compilaron en un solo tomo coloreado a mano bajo el título “Shadow and Substance”. Debido a la popularidad de las ilustraciones estas fueron reproducidas innumerables veces y en distintas formas.

Trabajos de Charles H. Bennett

Algunos de sus trabajos pueden ser encontrados en Internet Archive ya que hace mucho que sus derechos de autor quedaron libres para el disfrute de todos. Además de los textos que hemos traducido, podemos recomendarles:

TextsCharacter sketches, development drawings, and original pictures of wit and humour
Libro que compila la mayor parte de sus trabajos en donde hace gala del antropomorfismo.

Shadow and substance
Que compila tan sólo los trabajos de sombras de los que hablamos aquí.

Poets’ wit and humour
Que consiste en una serie de poemas cómicos de varios autores, ilustrados por Charles Bennett.

A %d blogueros les gusta esto: